EL TPP PUEDE AFECTAR MÁS SECTORES PRODUCTIVOS QUE LOS TLC

Señaló Enrique Pérez de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo de México...

EL TPP PUEDE AFECTAR MÁS SECTORES PRODUCTIVOS QUE LOS TLC

Edwin Ramos / 12 DE MAYO 2016/ agraria.pe.

Especialista pide trabajar más con conocimientos integrados de comunidades campesinas y científicos para incrementar la producción que garantice la seguridad alimentaria.

(Agraria.pe) Dice que con más de 30 años de un modelo importador, el sistema no da para más. Enrique Pérez, vocero de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo A.C. (Anec) y del colectivo “México mejor sin TPP”, señaló que la experiencia de los tratados de libre comercio entre México y Estados Unidos y Canadá, ha desmantelado el sector agropecuario en el país latinoamericano, una situación que, apunta, se agravaría y extendería en la región con la ratificación del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

En declaraciones para Agraria.pe, el dirigente resaltó que este nuevo acuerdo comercial “afectaría a sectores que en su momento con el TLCAN –Tratado de Libre Comercio de América del Norte- no estaban siendo afectados como el de cárnicos, lácteos, tabaco, arroz, azúcar, manzana y aguacate. El gobierno mexicano presume que el aguacate es uno de los productos que más exporta y lo ve como un logro, pero es impresionante el costo ambiental que esto ha tenido en las zonas donde se produce”, señaló.

Pérez se encuentra en Lima como parte de una campaña de difusión y análisis del TPP impulsada por un colectivo de organizaciones de la sociedad civil entre las que destacan Médicos Sin Fronteras, la Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio, el Observatorio de Chile, Public Citizen de Estados Unidos y la propia Anec de México.

Modelo con fallas

Para el también representante de “México mejor sin TPP”, que su país importe el 40% de los alimentos que consume es una catástrofe como país soberano. Una problemática que se explica dentro de un marco de pensamiento que ejemplifica de esta manera: “En mi país, la mayor parte de los productores de café son pequeños productores, indígenas y campesinos, ellos tienen sobre todo café orgánico. Pero ahora el gobierno mexicano ante la aparición de la roya en los cultivos hace lo más fácil: importa el café. ¿Cuál es la lógica? No produce programas de apoyo a los pequeños productores, ni desarrolla tecnologías sustentables y de mejora de la producción”. Desde su perspectiva, los únicos beneficiados serían los grandes productores mundiales.

Otro dato inequívoco de la falla de este modelo sería que, a pesar de los varios TLC firmados, México es el único país de América latina en donde la pobreza ha aumentado en los últimos años. “Cuando se firmó el TLCAN la promesa era que los grandes agricultores se dedicarían a producir alimentos y que los pequeños se abocarían a producir para autoconsumo o se irían a las ciudades a trabajar con mejores oportunidades. Pero según datos de Coneval (el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social) en el trienio de Enrique Peña Nieto la pobreza aumentó 2 millones más. Hoy tenemos casi 56 millones de pobres”.

Alternativa sustentable

A pesar de este panorama, resaltó que los productores en México, así como en países como Perú y Chile, están demostrando que pueden producir alimentos de calidad, en entornos sustentables de respeto al ambiente y sin uso de transgénicos.

Como alternativa a esta situación, la Anec cuenta con experiencias positivas de incremento de la producción basándose exclusivamente en conocimientos integrados de saberes campesinos y científicos. Resalta la experiencia que vivió en el estado de Michoacán, que sufrió una helada que produjo la pérdida extensa de campos de trigo. “Sin embargo con los conocimiento integrados se recuperó el 80% de la producción perdida por la helada. Se tiene la falsa idea de que el campesino no sabe y la verdad es que sí sabe del clima, del mercado, del suelo”.

Una experiencia similar se dio en Chiapas, al sur de México, donde con el mismo esquema de trabajo se logró que los pequeños agricultores pasen de producir 1.5 toneladas de maíz por hectárea a 4 o 5 toneladas.

Image